¿Dónde vive la margarita?

La margarita es una planta perenne que pertenece a la familia de las flores compuestas. Lo que comúnmente vemos como una sola flor con un centro amarillo, es un realidad un compuesto de muchas diminutas flores que crecen en lo que se denomina como capítulo florar, que es lo que solemos ver como el centro de la flor.

Su nombre científico significa “flor bonita” y es una planta capaz de adaptarse a muchos tipos de climas, incluso aquellos en los que son frecuentes las heladas. El lugar donde vive la margarita de manera natural es la parte central y norte de Europa, Asia y gracias a que fueron introducidas por los ingleses, se extendieron también por Norteamérica.

¿Donde vive la margarita?

La margarita

Esta planta es herbácea y de poca altura, pudiendo alcanzar solamente unos 20 centímetros de alto, lo que las ha vuelto las predilectas para macetas o pequeñas jardineras. Desarrolla unas hojas grandes, de forma ovalada y que en sus bordes tienen unos pequeños dientes, cada una de estas hojas tiene un tamaño que puede ir de 2 a 5 centímetros.

El capítulo floral mide entre uno y dos centímetros y es de un color amarillo intenso. Los pétalos que desarrolla se presentan en dos filas y son de color blanco. Las flores tienen la particularidad de que se abren durante el día para recibir la luz del sol y por la noche se cierran para protegerse de las condiciones exteriores. Esta característica es que la que ha motivado su nombre en inglés “Daisy” que en realidad significa “Day´s eye” cuya traducción es “Ojo del día”.

¿Dónde crece la margarita?

El hábitat donde viven las margaritas se ha extendido mucho al ser una flor que se adapta bien a diferentes condiciones. Crecen bien en suelo común, sin necesidad de adicionar fertilizantes. Se puede sembrar a partir de plantas en desarrollo que conserven sus raíces, o bien a través de semillas; independientemente del caso, lo mejor es sembrarlas entre los meses de marzo a junio.

Cuando se siembran margaritas a partir de semillas habrá que ser paciente ya que los primeros brotes pueden tardar dos años en aparecer. Cuando se acaban de sembrar necesitarán que el suelo se mantenga húmedo pero no excesivamente, los riegos es conveniente hacerlos cuando se nota que la tierra ha empezado a secarse.

Margarita

Necesitan de luz solar directa para poder crecer con vigorosidad; las flores de la margarita empiezan a aparecer a principios de la primavera y ya que se trata de una planta perenne, su temporada de floración se puede extender incluso al invierno. Aunque no es común que se presenten muchas flores durante el invierno, las hojas y el tallo se mantendrán a pesar de las bajas temperaturas.

Las margaritas además de su belleza y vistosidad en los jardines también son apreciadas por sus muchas propiedades y aplicaciones, sus hojas y flores han sido ampliamente utilizadas en recetas de cocina; hasta las bondades medicinales que se le atribuyen en tratamiento para el reumatismo o como cicatrizante para heridas.

Deja tu comentario