¿Dónde vive la amarilis?

La Amarilis es una flor perteneciente a la familia de las Amarilidáceas, también conocida como Amaryllis. Aunque es una flor tropical, actualmente se puede encontrar en muchas partes del mundo gracias a los cultivos bajo condiciones controladas y con la utilización de invernaderos. Es una planta delicada y de gran belleza que se adapta muy bien a diversas condiciones.

Normalmente se le comercializa plantada directamente en macetas para el ornamento de interiores, aunque también se puede plantar directamente en la tierra del jardín; requiere de pocos cuidados por lo que será fácil de cultivar incluso para aquellas personas que no tienen demasiado tiempo para dedicarle a la jardinería.

¿Dónde vive la amarilis?

La amarilis

Su nombre científico es Hippeastrum spp., es originaria de regiones de Centroamérica, Suramérica, El Caribe y África, donde predominan los climas cálidos y tropicales. Esta planta puede alcanzar hasta 60 centímetros de alto y se reproduce mediante un bulbo de gran tamaño que llega a ser de alrededor de 15 centímetros.

Tiene un largo tallo y hojas también alargadas, cuando florece produce una única flor la cual puede encontrarse en colores rosa, blanco, rojo y rojo con blanco; estas flores tienen un diámetro de aproximadamente 20 centímetros. Los bulbos de la planta pueden ser tóxicos si se ingieren accidentalmente.

La amarilis empieza a florecer cuando ha llegado la primavera y las condiciones ambientales empiezan a ser más cálidas. Las flores tienen una vida de aproximadamente tres a seis semanas. Aunque es una planta de clima tropical, es posible mantenerlas durante el invierno si se conservan en el interior y con temperaturas controladas donde viven las amarillis.

¿Donde crecen las amarilis?

En su estado natural, las amarilis crecen en las zonas geográficas descritas anteriormente, sin embargo, se pueden adaptar fácilmente a cualquier lugar donde el clima sea favorable. Debido a que la planta se desarrolla desde un bulbo, inicialmente requiere de poca agua para crecer, caso contrario el bulbo podría pudrirse por exceso de humedad.

Si se desea plantar bulbos de amarilis en el jardín o una maceta, se deberá tener cuidado que el suelo no sea demasiado húmedo y que el bulbo no quede totalmente enterrado. Cuando la planta aún no ha florecido necesitará de muy poco riego, el cual se debe aumentar conforme los brotes vayan apareciendo. Cuando llega a la fase de floración se puede regar hasta tres veces por semana en climas cálidos y una sola vez por semana en climas fríos.

Amarilis

Una característica de los bulbos donde vive la amarilis (o amaryllis)es que éstos pueden durar muchos años si se conservan adecuadamente. Una vez que la flor se ha marchitado totalmente se deberá continuar con la poda del bulbo hasta que todas las hojas se tornen amarillas; en ese momento el bulbo deberá enterrarse y no volverse a regar.

Luego de diez semanas los bulbos enterrados estarán listos para florecer nuevamente, aunque también es posible conservar el bulbo de esta forma hasta la siguiente temporada cálida. Con los cuidados idóneos, los bulbos de amarilis pueden conservarse hasta por 70 años, produciendo estas hermosas y peculiares flores que darán belleza a nuestros jardines o interiores.

Deja tu comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. + INFO

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar